Tipos de Auditoría Interna

Conozca una breve descripción de los diversos tipos de auditoría interna.

Auditoría contable: este proceso se realiza con el área contable para verificar la idoneidad de los registros y procedimientos que se realizan en la empresa de acuerdo con la normativa establecida por la administración, así como la evaluación del cumplimiento de los Principios Fundamentales de Contabilidad. La práctica muestra, en la mayoría de los casos, este proceso acompañado de una auditoría (externa) independiente.

Auditoría operativa: aquí el objetivo es asesorar a la administración en el desempeño efectivo de sus funciones y responsabilidades, evaluando la organización, los departamentos, los sistemas, las funciones y las operaciones, con el fin de verificar si se están alcanzando los objetivos propuestos.

Auditoría de sistemas: se trata de uno de los procesos de auditoría más comunes, dado que la mayoría de las organizaciones están estructuradas a nivel de control sobre un sistema.

En este caso, el auditor debe informar a la dirección sobre la idoneidad, eficacia, eficiencia y rendimiento de los sistemas y sus procedimientos de seguridad en el tratamiento de datos.

Auditoría de calidad: también en este caso, el auditor asesorará a la alta dirección, y en esta clasificación de la auditoría, el profesional puede contar con las normas ISO 9000. Vale la pena recordar que para la certificación sólo es válida la auditoría externa, la interna puede utilizar los temas ISO como guía de requisitos para obtener la calidad. Así, para obtener mejores resultados, la auditoría de calidad debe ser realizada por profesionales independientes, por lo que el proceso debe ser planificado y programado para verificar el cumplimiento de los objetivos y estándares preestablecidos, sirviendo a su vez como un proceso para mejorar el propio sistema.

La auditoría de calidad se puede analizar en: interna (evaluación del plan de desarrollo del producto y servicio al cliente) o externa (evaluación de proveedores, materias primas).

Auditoría ambiental: considerada la rama más reciente de la auditoría. En la práctica, es un proceso que examina y analiza los probables impactos que las empresas pueden causar al medio ambiente, con una reflexión directa sobre su imagen en el mercado y, en consecuencia, sobre la captación de fondos, en forma de financiación o lanzamiento de acciones en el mercado financiero.

Auditoría de gestión: aquí el auditor realiza sus actividades participando en grupos implicados en proyectos de calidad total. Trabaja en las condiciones del proceso de planificación y toma de decisiones que se derivan de las políticas, criterios y procedimientos adoptados por la organización.

Todo el trabajo de la Dirección de Auditoría Interna debe orientarse a la formación de opiniones coherentes, no sólo en relación con los costes y objetivos del proyecto, sino también en relación con su gestión en su conjunto, aplicando acciones compensatorias y correctivas, siempre que sea necesario.

Deja un comentario