¿Qué es la auditoría fiscal y por qué es tan importante?

La auditoría fiscal o tributaria realiza un análisis sobre los aspectos fiscales y administrativos de una empresa. También evita que la empresa sea notificada por las autoridades fiscales debido a errores tributarios.

¿Quiere entender mejor por qué la auditoría fiscal puede ser ventajosa? ¡Compruébalo!

¿Qué es la auditoría fiscal?

Es una forma de inspección que se realiza en una empresa para comprobar si existe un control fiscal. El auditor fiscal es responsable de analizar si todos los impuestos han sido pagados a tiempo, si ha habido errores en el cumplimiento de la legislación y cuáles son las posibilidades de corregir los defectos. También ayuda a identificar si existe alguna ventaja fiscal (legal) que pueda ser aprovechada por la organización.

¿Cómo funciona la auditoría fiscal?

La auditoría fiscal la lleva a cabo un contador independiente, es decir, que no tiene ninguna relación laboral con la empresa. Esto se debe a que necesita estar calificado para el trabajo y tener experiencia en el sector. Además, el proceso requiere discreción e imparcialidad.

Por lo tanto, el auditor fiscal solicita los documentos de la empresa para que pueda hacer una comparación entre los pagos de impuestos realizados y las finanzas de la empresa. Su función principal es verificar si existen fallas en los procesos, errores en el pago de impuestos o fraudes e indicar la forma de corregirlos.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la auditoría fiscal y la auditoría contable?

Todavía es común que muchos empresarios tengan dificultades para entender las diferencias entre una auditoría fiscal y una auditoría contable. Por lo tanto, corresponde al contador proporcionar una orientación detallada sobre el tema. Echa un vistazo a algunas situaciones que se pueden presentar:

Objetivos

La principal diferencia entre la auditoría fiscal y la auditoría contable está en relación con los objetivos de cada actividad. La primera está relacionada con el cumplimiento de las obligaciones fiscales, es decir, el pago correcto de los impuestos de acuerdo con la legislación vigente. Indirectamente, también evalúa la planificación fiscal de la empresa.

El objetivo principal de la auditoría contable es el análisis de los registros y la información relacionada con los activos de la empresa. Si se encuentran inconsistencias, la compañía puede ser penalizada.

Fuentes de información

La auditoría tributaria verifica los documentos y declaraciones Fiscales. El auditor verifica la información utilizando software calificado e identifica errores en el pago de impuestos, fraude y evasión.

La auditoría contable, por otro lado, analiza los libros contables para verificar los activos de la empresa. También utiliza información externa para comparar todos los procesos. El auditor tiene la función de verificar si hay conformidad entre las declaraciones presentadas o si hubo fallas de la organización.

Entendimiento legal

El contador responsable de la auditoría fiscal debe cumplir con la legislación nacional al evaluar si la empresa cumple con todas las normas. Por el contrario, la auditoría contable tiene un proceso estándar definido por normas nacionales e internacionales que deben cumplirse.

¿Cuáles son los beneficios de la auditoría fiscal para las organizaciones?

Como ya se puede imaginar, la auditoría no supone un gasto financiero para la empresa, sino la certeza de que sus procesos son conformes a la legislación. Por lo tanto, ofrece algunos beneficios:

Prevención y corrección de problemas

El auditor realiza una evaluación detallada del pago de impuestos. Cuando el trabajo se realiza de forma regular, el auditor actúa de forma preventiva para evitar fallos y fraudes.

Asimismo, el informe final realizará una revisión exhaustiva de los documentos evaluados y de los procesos que se pueden adoptar para corregir errores menores. Corresponde al auditor indicar cuándo ocurrió la falla, por qué el hecho se considera un problema y cómo se puede resolver.

En el mediano y largo plazo, esto evita denuncias de irregularidades en el pago de impuestos, inspecciones por parte de organismos gubernamentales y multas por incumplimiento de la legislación.

Recuperación de impuestos

Otro beneficio que puede generarse del trabajo de auditoría fiscal es la recuperación de los ingresos fiscales. Esto se debe a que muchos empresarios, por temor a la inspección, recaudan impuestos bajo regímenes diferentes de los que podrían adoptar.

Por lo tanto, el contador contratado para realizar la auditoría fiscal puede hacer una indicación del régimen fiscal más apropiado para la empresa. Esto resulta en una planificación fiscal más estratégica para el crecimiento sostenible de la empresa y evita gastos fiscales excesivos.

Deja un comentario