¿Cuál es el propósito de la Auditoría Financiera?

El objetivo de la Auditoría Financiera es evaluar la calidad de la información financiera, así como salvaguardar los activos y el cumplimiento de las normas contables a las que está sujeta la entidad.

Puede decirse que el objetivo de la auditoría es aumentar la confianza de los destinatarios de los estados financieros, teniendo en cuenta un informe financiero aplicable y la opinión del auditor sobre la preparación de los estados financieros de conformidad con dicho informe.

Se trata, por tanto, de un servicio que se caracteriza por la expresión de una opinión objetiva sobre los estados financieros de una entidad, haciendo referencia a un conjunto de normas que son de interés público y que contribuyen a aumentar la credibilidad de la información financiera.

¿Cuál es la función del Auditor Financiero?

Los auditores son profesionales cualificados y externos a la empresa, y su objetivo es garantizar la independencia y fiabilidad de los resultados de las actividades de la empresa, así como asegurar que los estados financieros se presentan de acuerdo con las normas legales vigentes.

El auditor lleva a cabo su auditoría con el fin de obtener garantías razonables de que los estados financieros no contienen inexactitudes significativas, ya sea por error o por fraude.

La acción legal sobre las distorsiones materiales causadas por el fraude no es su responsabilidad, y la responsabilidad principal de la prevención y detección del fraude recae en el gobierno y la gestión de la entidad.

Para tomar una decisión informada en el ámbito de la gestión, el auditor debe tener un conocimiento profundo de las empresas auditadas, especialmente en lo que se refiere a sus actividades y estructuras.

Conclusión

El intercambio de conocimientos, los beneficios obtenidos de la eliminación de la duplicación de funciones y el ahorro de tiempo y recursos, así como la estandarización de los procedimientos entre la auditoría interna y externa, son algunos de los beneficios más obvios para los auditores internos y externos, cuando se utiliza un servicio de auditoría financiera.

Para las empresas, la reducción del riesgo al que está sujeta la entidad, la mejora de la calidad de la información financiera, la prevención y detección del fraude, así como una mejora en el alcance de la auditoría, son algunos de los beneficios.

Deja un comentario