Auditoría Financiera

La auditoría financiera se refiere a un proceso contable aplicado en los negocios. El proceso implica la utilización de un organismo independiente para evaluar las operaciones financieras. El objetivo de la auditoría financiera es presentar un dictamen sobre la situación financiera de una empresa. Además, garantiza que las cuentas presentadas al público y a los accionistas sean exactas y estén justificadas.

Proceso de una auditoría financiera

En general, se utilizan cuatro fases clave para el proceso de auditoría financiera. Estas fases incluyen la planificación de la auditoría, la determinación del funcionamiento del control interno, la comprobación de las afirmaciones significativas sobre los datos, la evaluación del cumplimiento, y la presentación de informes sobre las evaluaciones.

Para una mejor comprensión se explicarán estas fases:

Planificación

El proceso de auditoría financiera comienza con un plan que involucra el método de recolección de datos para formar una opinión sobre la situación financiera de la organización o empresa. Se planifica una forma de recoger una muestra que refleje un punto en el tiempo en la vida de la empresa u organización. A continuación, se examinan las operaciones financieras y los documentos. Cabe señalar que la muestra debe ajustarse a los PCGA.

Controles internos

El siguiente paso consiste en echar un vistazo a los controles internos. El auditor exige información, examina atentamente los registros y observa los procedimientos financieros en acción. Sin estos pasos, el auditor no puede dar una declaración sobre el estado financiero de la organización.

Pruebas

Las pruebas implican comprobar si los controles internos funcionan o no. El auditor solicita más información, regresa a la compañía para más inspecciones y observa cómo se están llevando a cabo los procedimientos financieros. Si la evidencia demuestra el cumplimiento de los PCGA, el auditor determina que la compañía detecta y previene exitosamente los errores.

Informes

El paso final en la auditoría financiera implica dar una conclusión sobre cómo la empresa se adhiere a las normas contables. La auditoría de un contador público certificado le da a la organización una aprobación sin salvedades, una aprobación con salvedades, una renuncia o un hallazgo adverso. La aprobación sin salvedades se considera el mejor resultado y la conclusión adversa se considera el peor resultado.

Deja un comentario